Feb 21

5 motivos por los que son necesarios los buenos proveedores

En todas las ferreterías hay productos para atender la demanda de nuestros clientes. Estos artículos los fabrica alguien en algún lugar de España o del mundo. Sin ellos no podríamos ejercer nuestra actividad comercial, que está basada en la venta de productos que produce otra persona o empresa. Así de fácil es el comercio.

Un punto de venta hace de intermediario entre la oferta y la demanda, ofreciendo un espacio, los medios para que los clientes lo puedan ver y comprar. Los fabricantes o proveedores representan una de las partes más importantes de la actividad comercial en una ferretería. Sin ellos no podría existir ninguna ferretería. De ahí la importancia de contar con el mejor proveedor y todos sus servicios.

Proveedores y ferreterías. Razones que justifican la necesidad de entendimiento entre ambas partes

1) Contar con los mejores en cada especialización o categoría forma parte de una de las primeras normas para comprar y vender. Si no son buenos nuestros proveedores, las ventas se limitan, al no ofrecer a los clientes los que ellos realmente quieren y demandan, que son productos de calidad-precio que cubran sus necesidades.

2) Proveedores que entiendan y se preocupen por mejorar constantemente en todos los campos, desde los materiales del packaging del producto, hasta los componentes que forman el artículo. Todos deben cubrir con las máximas exigencias de calidad y seguridad, para así garantizar a la ferretería que lo que está ofreciendo a sus clientes cumple con todas normativas y el propio punto de venta garantiza dicho producto.

3) Proveedores que se preocupen de innovar. Hoy en día el diseño y las modas ayudan mucho a vender o a no vender. Si no se tiene una oferta de artículos acorde con la demanda del consumidor y las tendencias del mercado, resulta difícil vender. Por este motivo, es importante permanecer siempre receptivo a las novedades que nos ofrecen los proveedores. Si los sabemos elegir correctamente, supone ventas; las ventas, beneficio y fidelización de clientes, al estar satisfechos con este establecimiento.

4) Los proveedores deben estar implicados con sus acciones con el ferretero, que venderá sus productos, ayudándole, pidiéndole opinión, etc. El ferretero debe ser fiel al proveedor que se preocupa por él, mejorando, vendiendo en los canales en los que no afecta en sus ventas, etc.

5) La comunicación entre el fabricante y el punto de venta debe ser fluida y constante, tanto con la empresa como con sus delegados o representantes. No se deben mantener reuniones o presentaciones de producto en cualquier lugar de la ferretería ni de cualquier forma. El proveedor trae negocio para el ferretero. No se debe improvisar ni dedicarle poco tiempo a una acción tan importante como atender a alguien que te puede presentar algún producto, sistema o servicio que genere ventas.

Los proveedores son una de las partes más importantes en una ferretería, al margen del local físico y el equipo de ventas. Contar con los mejores proveedores es una necesidad. Ser más caros o más baratos es circunstancial. No por ser más caros son mejores ni tampoco más barato es sinónimo de peor. Hay de todo; pero no cabe duda de que el precio no es el único elemento que debe definir si un proveedor es interesante o no, es la suma de muchos más aspectos. Lamentablemente, una gran parte del sector ferretero no lo hace. Sin proveedor no hay ventas al no existir productos. Debemos rodearnos de los mejores, que, si son los mejores, será por algún motivo:

  • Invierten en innovación.
  • Reducen sus plazos de servicio para que las ferreterías vendan con menos stocks en sus tiendas -lo que significa menos inversión en productos inmovilizados-.
  • Desarrollan soluciones prácticas y eficaces para los problemas de los clientes que garantizan la efectividad de los acabados en los trabajos que se utilizan.
  • Disponen de una buena didáctica comunicativa de la marca y de las ventajas del producto que facilita la compra impulsivamente por la confianza que transmite el propio producto.
  • Se preocupan de formar e informar a los vendedores sobre la utilidad y las ventajas de sus productos.
  • Garantizan el buen funcionamiento y acabados de todo lo que fabrican.
  • Se implican mediante ayudas o aportaciones en la forma que sea para implantar o hacer promociones.
  • Se responsabilizan y hasta comparten errores que, en muchas ocasiones, ocurren de recomendar un producto que no se ha vendido y en otros puntos de venta sí.
  • Crean confianza con el ferretero y son una ayuda en muchas consultas que surgen tanto de los productos como del sector.

Estas y muchas cosas más son las que obligan al ferretero a entenderse con el fabricante. Y por parte del proveedor existe una larga lista de circunstancias que hacen que, sin ferreterías que vendan sus productos, su actividad industrial o comercial no tiene razón de ser, si no existe una relación de confianza entre el proveedor y el punto de venta. Vender a pelotazos no es la solución. Hay que vender por constancia. El proveedor tiene que contar con ferreterías de referencia que avalan y promocionan sus productos. La ferretería no solo debe de ser un cliente más, sino un socio con el cual formar un equipo que, por una parte, fabrica y por la otra parte, vende.

El proveedor debe de tener plena confianza en el punto de venta, que es su escaparate constante. Además, también sirve de generador de ideas de mejora y de creación de nuevos productos, ya que en la ferretería es donde se conocen las necesidades de primera mano del cliente final, que busca soluciones a sus problemas. El ferretero está receptivo y lo transmite al fabricante, que analiza la demanda para cubrirla si lo encuentra oportuno y necesario.

Es larguísima la relación de puntos y acciones que componen la importancia de la ferretería para el fabricante-proveedor. Hay que potenciar la relación entre el establecimiento y el proveedor, ya que de la relación y la calidad de esta se crea la base de la actividad de comprar para vender y ganar las dos partes.

Sugerencias y comentarios para una buena relación ferretería-proveedor

  • La relación entre el ferretero y el proveedor debe ser fluida y constante.
  • Sin proveedores no hay ventas y sin ferreteros no hay proveedores.
  • Las dos partes deben de aportar y entenderse. Se ha de seleccionar los más aptos y los más preparados que garanticen las ventas en nuestras ferreterías.
  • Proveedores hay muchos, igual que clientes. Pero buenos proveedores y buenos clientes, algunos menos. Cuando se entienden dos partes buenas, el negocio se multiplica y se hace infinito.