Nov 25

¿Eres optimista o pesimista? Descubre cómo afecta a tu ferretería

Es conocida por todos la diferencia entre ser optimista o pesimista, pero poca gente valora las consecuencias que tiene para la actividad de ferretería que el responsable sea más optimista que pesimista o al revés. Tiene mucho que ver con la forma de llevar el negocio y aún más en los resultados que se obtienen.

Cuando estamos llenos de pesimismo, la actividad se resiente y todo el entorno rápidamente se impregna de este estado. Por el contrario, cuando tenemos puesto el chip del optimismo nos encontramos con ganas y voluntad de hacer las cosas, cuesten lo que cuesten.

A simple vista, si tuviéramos que elegir entre un estado u otro para obtener mejores resultados en las ventas en la ferretería, sin duda elegiríamos la opción de optimismo. Pero tenemos que hacernos una pregunta. ¿Por qué mantenemos una posición pesimista, si sabemos que con esta actitud vendemos menos, y no hacemos nada para cambiarla?

A base de hablar a lo largo de mi vida con muchos ferreteros como consultor, esta situación viene dada por una infinidad de circunstancias que, en más de una ocasión, no tienen nada que ver con la actividad del punto de venta, sino por temas totalmente ajenos, pero que no sabemos separar o dejar aparte del día a día del negocio.

Algunos ejemplos de ello son: enfados familiares, mal tiempo, que pierde tu equipo de fútbol, etc. Cosas tan simples como inverosímiles que hacen que pensemos de una forma pesimista y nos impulsan a realizar acciones que nos perjudican como: no tener paciencia con un cliente y atenderlo mal, reunirse con un comercial que ofrece buenos productos y negocio y no prestarle atención porque creemos que no se venderá su producto porque estamos en crisis, etc. Existe una lista infinita de casos y situaciones que nos llevan a este estado.

Qué hacer para mantener el optimismo

Si supiéramos cómo afecta este estado de ánimo a las ventas, sin ninguna duda cambiaríamos el chip y seríamos optimistas, pero lo llevamos con resignación y normalidad, transmitiéndolo a todos los empleados y a los clientes. ¿Qué hay que hacer para que esto no ocurra y no afecte a la cuenta de resultados de la ferretería?

Se debe eliminar el pesimismo como herramienta de trabajo, cambiar el chip y estar siempre en posición ON y no OFF. Es posible, simplemente debemos pensar lo que obtendremos con una conducta y lo que nos aporta la otra. Si lo vemos así, en todo momento estaremos en la posición de ON para estar despiertos, activos, voluntariosos, vitalizantes, con ideas, y nuestros empleados o colaboradores percibirán esta actitud que, a su vez, se contagiará.

Contagiar esta sensación de vitalidad es la única vía que nos conduce al éxito. Se deben separar muy bien los problemas que tenemos fuera de la ferretería para que no afecten a nuestro trabajo. Si trabajamos y utilizamos nuestra energía en buscar soluciones para algo que no podremos arreglar hasta estar fuera de nuestro trabajo, la situación nos colapsará y bloqueará. Hay que pensar siempre en sumar y nunca en restar. Si estamos leyendo o viendo las noticias por televisión y hablan de retroceso en la economía, el paro, la crisis, etc., y esta sensación la hacemos nuestra, nos afectará a nuestro negocio.

Imaginemos que tenemos que realizar un pedido a un proveedor y en vez de pedirle 10 unidades le pedimos 5, al vernos influenciados por las noticias. El resultado es que dejaremos de vender 5 unidades que no tenemos. Entonces uno mismo da la razón a la crisis, porque solo ha vendido 5 en vez de 10, que era lo habitual.

Nunca se podrán vender si no se pide; esta cadena sin fin hace que la economía se resienta y no se compre por si no se vende, etc. Si no se vende, no se gana; si no se gana, no se puede pagar y, si no se puede pagar, el negocio acabará yendo mal.

Es tan fácil como tener siempre un estado de ánimo optimista y permanecer siempre en posición ON en la ferretería. Las cosas que tengan que pasar, pasarán y no podemos hacer nada por cambiarlo.

Se ha de permanecer despierto y siempre pensar en sumar y alejarse de las personas que innatamente piensan que todo va mal. El cliente es sensible a los detalles pesimistas, como no tener toda la iluminación de la sala de venta encendida por no gastar, no tener producto para vender, no saludar a un cliente cuando entra al establecimiento, etc. Todas estas conductas restan y debemos de estar siempre positivos y ser el ejemplo del optimismo. Así nos irán mejor las cosas y, sin ninguna duda, venderemos más y mejor.

Sugerencias y comentarios sobre el optimismo y pesimismo en ferretería

  • Ser pesimista afecta mucho al día a día de la ferretería y a las ventas.
  • Debemos ser siempre optimistas, ya que el cliente percibe esta sensación y compra más.
  • Pensar siempre en negativo, comunicar siempre malas noticias, estar siempre de mal humor… repercute en menos ventas.
  • No podemos cambiar todo del mundo, pero sí podemos cambiar y mejorar la actitud en la ferretería, y estar siempre ON.