Feb 08

La ferretería debe estar siempre en constante evolución

Nuestra ferretería debe ser cuidada como si fuera una planta viva. Si queremos que nos dé flores, que sean grandes, bonitas y olorosas, debemos cuidarla y regarla con frecuencia. Hay que proporcionarle toda una serie de cuidados para conseguir esa flor tan deseada. Pues lo mismo ocurre con nuestra ferretería. Si no la cuidamos y no la mantenemos, se va deteriorando; y, cuando queramos reaccionar, ya no se podrá recuperar, como le puede ocurrir a cualquier planta viva.

Por este motivo, es de vital importancia tener un plan de cuidados y mantenimiento. No hay que menospreciar la importancia de cada acción que debemos llevar a cabo. Un claro ejemplo es el goteo de una tubería. Si se va dejando esa gota caer, va generando humedad. Pero, si en el momento de ver esa pérdida de agua la reparamos, el problema queda resuelto. Así de fácil.

Otro ejemplo también muy común es el problema que a veces tenemos para abrir, literalmente, la puerta de nuestra ferretería. A veces, incluso, tenemos que darle un golpe para poder entrar. Con lo simple que es colocar un poco de lubricante en la cerradura..

Hay que tener claro que la dejadez, muy común en nuestro sector, es nuestro peor aliado, y puede ocasionarnos una gran cantidad de perjuicios, visibles o invisibles, que nos afectan directa o indirectamente, con costes o sin costes, pero sí nos repercuten, y mucho, negativamente. Sobre todo en lo que respecta a la intención de compra del cliente en nuestra ferretería.

Los puntos clave

La relación de los puntos clave que se hacen visibles y que nos generan más perjuicios son los siguientes:

Primero. Una mala imagen, en general, genera desconfianza y hace que no entremos a la ferretería. Si el escaparate está dejado, eso dice mucho de lo mal que está el interior.

Segundo. El desorden es otro de los elementos transmisores de malas sensaciones y denota una falta de cuidado. Además, esta falta de orden provoca colateralmente otros perjuicios como la pérdida de venta por la poca visibilidad de los productos, la pérdida de tiempo de los vendedores en buscar los productos, los riegos accidentes, etc.

Tercero. La suciedad es otro de los detonantes que hace perder clientes y ventas. No podemos tener polvo en los productos y en las estanterías. No se limpia el suelo por qué hay un exceso de cajas y productos que lo hacen imposible, al margen de las pocas ganas en hacerlo y el tiempo para llevarlo a cabo. Esta sensación afecta, y mucho, a nuestra venta.

Cuarto. El mantenimiento de la ferretería es uno de los aspectos más visible y que cuenta con un doble perjuicio: por una parte, las consecuencias que nos genera y el mayor coste cuando nos vemos obligados a reparar de urgencia, ya que no hay más remedio; y, por otra parte, es un claro ejemplo de poca profesionalidad y previsión, al estar vendiendo lubricantes para que funcionen mejor las puertas y en la nuestra no lo aplicamos; o lámparas fundidas que no se cambian y también vendemos, etc.

Quinto. La comunicación. Poder localizar los productos en nuestra ferretería es otro de los síntomas de la dejadez en el punto de venta, porque hay muchas ferreterías con cartelería que promociona acciones comerciales de hace meses, que ya han finalizado y aún no se han cambiado.

Son muchos más los detalles que hacen muy visible la falta de cuidado y que demuestran que el ferretero no le presta ni la más mínima atención a su ferretería. Y les puedo garantizar que todos somos consumidores y sabemos lo que nos gusta cuando vamos a comprar. Cuando tenemos una urgencia, esos detalles a lo mejor no nos importan, no miramos nada, y vamos donde sea. Pero cuando ya no es una urgencia, valoramos y vamos donde nos ofrecen mejores sensaciones.

El ejemplo inicial de los cuidados a una planta deben ser los cuidados y seguimiento para que nuestra actividad comercial no decaiga, sino se mantenga y crezca generando más ventas, más beneficio, y captando más clientes. Debemos plantearnos un orden, y empezar a analizar todo lo que está dentro de estos cinco grupos en nuestra ferretería. Sin duda, el día a día del trabajo en una ferretería es mucho, pero si nos proponemos hacer algo y mejorar algunos aspectos, proponer pequeños objetivos para llevarlos a cabo todos los días, es la mejor solución.

Sugerencias y comentarios

  • Es importante tener en cuenta que hay que cuidar y mejorar nuestra ferretería a diario y en todos los aspectos.
  • Hay que solucionar todo lo que tiene que ver con la imagen, el desorden, el mantenimiento, la suciedad y la comunicación, entre otros aspectos.
  • La importancia y el sobrecoste que tiene la falta de mantenimiento es altísima, si no lo llevamos a cabo.
  • Debemos hacer una lista de todo lo que está mal y podemos mejorar. Así, podremos hacer un plan de trabajo con fechas de ejecución para solucionarlo.